Cuestión de orgullo

Nunca pensé que me tocaría hablar sobre lo que ocurre en casa en este blog de conflictos. Y no es por falta de trifulcas, que en eso somos generosos. Simplemente, nunca antes me atreví a exhibir mi opinión. Pero estos días estoy desbordada por los hechos. No consigo concentrarme. Trato de mantenerme ocupadísima con mis estudios, con mis lecturas, con mis hijos, dando vueltas de aquí para allá con la mirada esquiva. Pero no lo logro: no consigo evitar que los recuerdos de revoluciones pasadas, vividas como corresponsal en Oriente Próximo, se solapen con las imágenes y los ecos que, sin poder evitarlo, me llegan estos días de Barcelona, de Catalunya, de casa. Allí vive un pedazo importante de mí, todos los sabéis, un pedazo que no consigue ilusionarse con lo que ocurre, un pedazo enfadado, frustrado y decepcionado. Es incómodo reconocerlo. Éste es un post incómodo.

No logro, como ante otros conflictos, observar el escenario con la mirada de la analista. Tampoco me hace falta: lo que está por venir me decepcionará seguro. Porque, en definitiva, tras una década de oportunidades políticas perdidas y negadas, el Estado (y eso incluye a las Comunidades Autónomas) ha conseguido esquivar una valiosísima ocasión para actualizarse y afirmarse reduciéndola a una mera cuestión de orgullo, a una nueva lucha de poder con la marca de la casa soez y degradante a la que estamos habituados.

Llegó la temida hora de las pasiones. El Estado ha puesto en juego el comodín de la represión y ha comenzado la ansiada lucha moral. Sí, esta vez los líderes políticos y civiles han hecho bien los cálculos. Al fin y al cabo, es sabido que nuestras entrañas son iguales que las de los libaneses, los sirios, los iraníes. ¿Cómo no indignarse ante lo que está ocurriendo? Al norte y al sur del Ebro, hierven las consignas, la propaganda, y nos ciega el deseo de venganza, de humillar a “los otros” a cualquier precio, de rendir cuentas de un pasado duro que sigue sin cerrarse. La ola se yergue dispuesta a arrasarlo todo y ambos bandos van a por todas. Me resulta tan familiar y a la vez tan doloroso… ¿Quién sabe? Al parecer, teníamos que pasar por aquí. ¿Nos daremos por fin cuenta de que algo huele a podrido? Quizás la colisión es la única oportunidad que nos queda para crecer, para madurar de una vez por todas, para aceptarnos tal y como somos: “sí” y “no”. Eso, quizás estemos de enhorabuena: linchémonos y escupámonos mientras podamos. ¿No es esto lo que en realidad queríamos? Miedo me da.

Anuncios

2 comentarios sobre “Cuestión de orgullo

  1. Bada, ez, Monica, ez dut uste inor elkarri txistua botatzeko gogoz zegoenik. Uste dut guztiek jarraitu nahi zutela elkarren ondoan bizi izaten, elkarri eraso gabe. Batzuek eta besteek beren ezinbesteko baldintzak ezarriak zituzten elkarbizitza horrek iraun zezan: herri katalanak, “onar nazazu zure berdintzat” eskatzen zion herri espainiarrari, eta honek “konforma zaitez nik ematen dizudanarekin” erantzuten zion. Hori guztia, elkarri irribarre eginez, zurikeriaz adierazten zioten elkarri, eta beraz, hamarkada batzuetan iraun ahal izan dute elkarren ondoan.

    Ezinulertua planteatua zegoen, ordea. “Zure berdina naiz, herri bat naiz”, zioten kataluniarrek, eta espainiarrek erantzuten: “ez, zu ez zara ‘herri’ bat; zu nik izaten uzten diodan auzo bat baino ez zara”. Eta hori guztia, nazioaren definizioa gutxi-asko partekatzen dutelarik, eta, era berean, Frantziako iraultzaz geroztik Europan Nazio-Estatua nagusitu zelarik, nagusitu praxian, eta pentsaeraz, oso errotua baitago gizarte europarrean nazio bakoitzari bere estatua izateko aukera dagokiolako ideia (autodeterminatzeko eskubidea).

    Gerta liteke, bai, elkarri txistua botaz amaitzea istorio hau, edo hori izatea gatazka behin betiko konpontzeko bidean abiatzeko modua. Baina nik uste dut ardura norena den garbi dagoela: izatea bera beste herri bati ukatzeko eskubidea duela uste duen herri batena (edo hala erakusten duten ordezkariena). Herri kataluniarra modu eredugarrian ari zaio erantzuten estatu ukatzaile eta erasotzaileari: baketsu, txistuari musikaz erantzunez. Astelehenean jarraituko dugu hizketan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s